Logox1.GIF (5557 bytes)
bot-por-.gif (2796 bytes)
bot-edi-.GIF (3826 bytes)
bot-art-.gif (2811 bytes)
bot-coy+.gif (3172 bytes)
bot-cos-.gif (3091 bytes)
bot-tec-.gif (2922 bytes)
bot-nor-.gif (3058 bytes)
bot-pub-.gif (3060 bytes)
bot-est-.gif (2974 bytes)

Escribir a : 

        Correo.gif (4196 bytes)
agraria@cepes.org.pe

cepeslog.GIF (9770 bytes)

 

 

La Revista Agraria Nº 31 - Lima-Perú, diciembre 2001

Coyuntura:


Banco Agropecuario. Cómo hacerlo realidad

Finalmente se creó el Banco Agropecuario.
Lo que sigue ahora es la construcción de una institución que cumpla con dos objetivos principales: servir a los agricultores, y consolidarse como una institución financiera viable y sostenible.

Será, sin duda, difícil, no sólo por lo complejo en sí del proceso, sino por las limitaciones económicas y legales que la misma Ley de creación del Banco establece. Es cierto que no pasó la propuesta del Ministerio de Economía de crear un banco de segundo piso, sin posibilidad de otorgar créditos directos a los pequeños agricultores, pero la ventanilla de primer piso operará sólo con los recursos del Tesoro que hayan sido presupuestados para Agricultura u otros organismos del sector público que manejan programas de crédito para el campo. Para empezar ahora sólo hay S/100 millones en el Ministerio de Agricultura. En su primer piso el Banco no podrá utilizar las líneas que tiene COFIDE para el agro, las cuales sólo se canalizarían por el segundo piso, para financiar a la mediana agricultura con la intermediación de las instituciones financieras existentes.

Por otro lado, aún no está claro si el Banco podrá captar depósitos del público pues el articulado de la Ley dice que será una entidad "dedicada a otorgar créditos" y en el primer borrador de Carta de Intención al FMI, el MEF ya manifestó la intención de prohibirlo. El reglamento precisará estas "deficiencias" señala el Ministro Quijandría en la entrevista que publicamos en esta edición. El plazo establecido es de 90 días. 

¿Y como se hace ?

Las numerosas experiencias de microfinanciamiento en el Perú dejan enseñanzas que permiten hoy construir mejor un Banco Agropecuario. Para ser eficiente debe adaptar permanentemente sus servicios financieros a la demanda; debe tener una buena información de los usuarios o clientes; debe aplicar progresivamente los servicios financieros de acuerdo a la realidad de los diversos segmentos de mercado; la gestión debe ser absolutamente transparente. El naciente Banco Agropecuario tiene que construir su futuro actuando en las tres dimensiones de la sostenibilidad: la financiera, la institucional y la social.

Los desafíos de la sostenibilidad

La viabilidad financiera, es una condición necesaria, pero en ningún caso suficiente. El BA debe mantener un equilibrio económico, lo cual implica un volumen de negocios suficiente y creciente, un margen financiero razonable, el buen control de los costos operativos, una baja tasa de morosidad y una mínima pérdida por créditos incobrables.

En este contexto es que el debate sobre las tasas de interés cobra importancia. Puesto que la rentabilidad de la agricultura es muy baja, los agricultores demandan bajas tasas de interés. Pero éstas no pueden dejar de cubrir, además de la inflación, costos operativos y un margen de capitalización para la expansión de los servicios que presta.

Segundo, la viabilidad institucional. Además de la ley que lo crea, el Banco necesita buenos estatutos y reglamentos. Se trata de las condiciones de consenso, del respeto a un código de derecho y de la existencia de obligaciones mínimas entre los actores para intermediar los recursos financieros, captar ahorro y conceder créditos. Estos consensos deben hacer posible la sustentabilidad institucional en beneficio de la gran mayoría de los actores involucrados en la Institución.

El riesgo siempre está presente. Al haber distorsiones en la cultura de pago, los créditos a tasas de interés bajas pueden poner en cuestión la sostenibilidad del banco. Para evitarlas, se tiene que anticipar marcos de concertación y planeación del desarrollo, con participación de las instituciones representativas del Estado (autoridades locales y regionales), del naciente Banco Agropecuario, otros instituciones financieras con presencia en la zona, como a los proveedores de fondos; planificando y viabilizando acuerdos, definiendo acciones comunes, entre otros aspectos, a mediano plazo para el desarrollo del financiamiento rural y de los pequeños productores rurales.

Tercero, la viabilidad social, corresponde a los arreglos y acuerdos que se tienen que adoptar entre los diversos actores sociales internos y externos a la institución y que centralmente se orienten hacia la permanencia de la institución.

La viabilidad social interna, se construirá cuando los usuarios, los directivos y trabajadores de la nueva Institución estén persuadidos de la permanencia de la institución y actúan para su durabilidad. Mientras, la viabilidad social externa requiere que la institución sea aceptada por la mayoría de las elites políticas y económicas locales y reciba apoyo por parte de los proyectos y organismos de desarrollo. Es decir, significa que la institución se inserta en su ambiente. 

La participación de las organizaciones de los productores

La participación social es imprescindible en la viabilidad de la nueva institución. Esta participación puede implicar desde informarse hasta involucrarse en la dirección y las decisiones de carácter estratégico de la institución.

Cuando la información es insuficiente, por ejemplo, se requiere la implicación activa de los usuarios y clientes con el propósito de mejorar la calidad de los contratos de crédito. Esta participación contribuye a bajar los costos de gestión y administración, lo cual facilita la ampliación de los servicios financieros hacia las zonas marginales donde los sistemas más "bancarios" no se rentabilizan. Naturalmente, esta participación social es también una construcción social, es un proceso que demanda inversiones, esfuerzos y tiempo, lo cual es muchas veces contradictorio con los requisitos de rentabilidad que se imponen a las instituciones financieras a corto plazo.

Finalmente, no debemos olvidar que, de acuerdo a las experiencias de financiamiento rural, la viabilidad definida en los términos antes referidos necesita de un largo tiempo para su maduración y desarrollo. Ello implica dotar al banco de los recursos adecuados mientras se establecen las condiciones de sostenibilidad señaladas. De lo contrario, se corre el riesgo de inducir otras lógicas financieras a las instituciones, como es un desarrollo intensivo que deje marginada a los agricultores más pequeños, restringir el área de operación y aumentar los montos promedios de los prestamos para incrementar la productividad del sistema, etc.

 

Las características del Banco

Capital social mínimo  S/. 250 millones
Capital inicial del Estado S/ 100 millones (40% del total, 60% restante se captará progresivamente del sector privado)
Operaciones de primer piso Créditos directos supervisados a personales naturales o jurídicas hasta por 15 UIT (S/45 mil) que provendrán de fondos del Tesoro sin exceder los montos presupuestados. Incluirán componente de asistencia técnica, y podrán intervenir como operadores gremios agrarios, comunidades, ONG. Se priorizará el financiamiento a productores organizados en cadenas productivas.
Operaciones de segundo piso Créditos indirectos a través de instituciones financieras con recursos de fuentes internas y externas.
Tasas de interés Para los créditos directos podrán ser a tasas preferenciales que fije el directorio.
Infraestructura Banco de la Nación
Seguro Agrario Podrá tomar los disponibles en el mercado
Fondo de Garantía Constituido, entre otros, por los activos del ex -Banco Agrario en liquidación. Cubrirá riesgos de créditos a pequeños productores incluyendo los préstamos para transformación y comercialización en la parte no cubierta por el seguro hasta el tope que fije el Directorio.
Actividades complementarias - Comercializar todo tipo de producto que reciba en garantía o para promover actividades productivas.- Crear fondos de cobertura de precios o contingencias por riesgo de mercado para promocionar determinados sectores, únicamente con aportes voluntarios de los beneficiarios a través de un porcentaje de la venta de la producción que el banco financie.
Directorio Tres miembros designados por el Ejecutivo y cuatro miembros por accionistas privados.

 

....Inicio--->

 

Portada - Editorial - Artículo - Coyuntura - Cosechando datos - Tecnología - Normas legales - Publicaciones Eventos - Estadística